El ojo de Sauron: cómo es la torre termosolar que brilla en medio del desierto

20 de octubre de 2022

La torre forma parte de una planta de energía solar térmica ubicada en el desierto de Negev, en Israel. Su construcción requirió una inversión de 774 millones de dólares.
Para la población cercana, la torre termosolar es comparable con el «ojo de Sauron» de la reconocida ficción de JRR Tolkien. Con una altura de 240 metros, la construcción forma parte de una central de energía termosolar con capacidad de producir 121 MW ubicada en el desierto de Negev, en Israel. La planta requirió una inversión de 774 millones de dólares y despierta la curiosidad de los transeúntes por su brillo.


Más de 50.000 helióstatos, o espejos, controlados por computadora, rastrean el sol en dos ejes y reflejan la luz solar en una caldera en la parte superior de la torre, produciendo su brillo. En la caldera se produce vapor a alta temperatura, que es el que se utiliza para generar electricidad. Estiman que el complejo evita la emisión de 110.000 toneladas de dióxido de Carbono al año.

La planta termosolar de Ashalim comenzó a operar en mayo de 2018 y se incorporó a la red eléctrica en julio del mismo año. Sin embargo, la operación comercial se dio en 2019. Es operada por Megalim Solar Power Ltd., una empresa formada por el proveedor de tecnología termosolar BrightSource Energy, Inc. y Alstom SA luego de una licitación del gobierno.

La estación de energía tiene un sistema único para almacenar energía térmica, basado en sal fundida, lo que le permite a la planta operar cuatro horas y media diarias adicionales a plena potencia después de la puesta del sol para maximizar su eficiencia. La planta de Ashalim se encuentra entre las más grandes del mundo.

El alcalde de Ashalim, la población más cercana, Eran Doron señaló que el proyecto trajo al menos 70 nuevos puestos de trabajo a una región remota y a veces descuidada, impulsando su economía. Sin embargo, la torre ha generado críticas porque su electricidad resultó ser mucho más cara que la creada por otras formas de tecnología de energía solar.
El gobierno prometió comprar la electricidad a unos 23 centavos por kV/h, según confirmó la autoridad de electricidad israelí. Al momento de licitarse en 2013, se consideró justo. Sin embargo, durante la construcción, la tecnología mostró grandes avances en el desarrollo de paneles fotovoltaicos, lo que produjo que se genere energía por aproximadamente una quinta parte del costo de una torre solar térmica, según datos publicados por el gobierno israelí.

El presidente de Shikun Binui Holdings Ltd, Naty Saidoff cuando inauguró la planta señaló que «es uno de los proyectos emblemáticos de Shikun Binui, que permite la generación de energía renovable y satisface las necesidades en términos de sostenibilidad y protección del medio ambiente. Es un proyecto rentable que ha creado empleos para muchos miembros de las comunidades Negev».

Un empresario reconocido del país, Haim Ravia, compartió fotos de la torre con la leyenda: “El Ojo de Sauron está en Israel”. A su vez, expresó que la torre solar es visible desde distintos puntos, calificándo su aspecto «aterrador«. Por otra parte, Uriya Suued, un ingeniero que vivió en Ashalim hasta septiembre hizo la misma referencia: “Es el ojo de Sauron” por su resplandor diario.
La referencia al Ojo de Sauron surge de la saga de libros y películas del Señor de los Anillos. Este fue graficado como un globo ocular ubicado en una torre, grande y llameante. Seguidores de las obras lo definen como un orbe en llamas siempre atento sobre un enorme obelisco de piedra.